¿Nuevo?, rebobine por favor

En el Día Mundial del Diseño Gráfico, que se celebra cada 27 de abril para conmemorar la fundación del Consejo Internacional de Asociaciones de Diseño Gráfico (ico-D, de sus siglas en inglés), hacemos un alto en nuestra labor diaria para reflexionar sobre las tendencias que se encuentran en pleno apogeo en nuestro sector.

A estas alturas, podemos observar cómo algunas de las predicciones que inauguraban el año, en lo que a las tendencias de diseño se refiere, se han consolidado y se han hecho fuertes. Podríamos así afirmar que han venido para quedarse.

Tal es el caso de la inclusión de degradados de color en los diseños y su uso para potenciar imágenes con una composición minimalista, en la que se pone el foco en el objeto, limpias de artificios (pensando quizás en su posterior visualización a través de dispositivos como Smartphones), pero realzados con el uso de paletas de colores vibrantes que campan a sus anchas en todo tipo de webs y, sobre todo, en Instagram.

Aquí tenemos un ejemplo del uso del 3D combinado con objetos reales o ilustración plana y la tipografía que adopta también esta dimensión, buscando romper los límites de la web, la App o incluso el diseño offline, en un intento claro de llamar la atención del observador.

Bienvenidos a las composiciones abiertas y asimétricas, alejándose de la rígida retícula en la que nos habíamos acomodado y casi obligados por el responsive, ahora además salpicadas de garabatos, pinceladas, strokes y variadas texturas orgánicas.

Lo que ya hemos normalizado

Bien es cierto que, en líneas generales, no podemos hablar de ruptura total respecto a las líneas gráficas definidas durante los últimos años. Pero sí podemos atisbar una renovación que, por otro lado, es inherente a cualquier proceso creativo; la evolución y tendencia natural a la búsqueda constante de diferenciarse e innovar respecto a lo ya establecido o, por decirlo de alguna manera, “aquello que ya hemos normalizado”.

Habrá que observar y ver hacia dónde se encaminan y por qué derroteros nos conduce la evolución de estas tendencias en cuanto al diseño gráfico.

Retroceder para tomar impulso

Resulta curioso, sin embargo, cuando nos paramos un momento a analizar cómo discurren los cauces de diseño y vemos que, al igual que otras disciplinas como el mundo de la moda, cíclicamente tornan al pasado. Digamos que es un retroceder para después tomar impulso. Una mirada atrás para beber o inspirarse en otras épocas, recibir sus influencias para luego modificarlas y saltar hacia delante.

Puede que estemos en uno de esos momentos. Puede que, al igual que antes de que el flat design llamara a nuestra puerta, allá entonces por el 2012 cuando los relieves y sombreados del Esqueumorfismo (SKEU) abarrotaban diseños, iconos e interfaces, alguien también dio al rebobinado para después avanzar.

Si es así, permaneceremos atentos a nuestros monitores para no perdernos detalle de esta película y poder contaros qué ocurre en el próximo Día Mundial del Diseño Gráfico.

En Genetsis Group llevamos más de 20 años ayudando a las empresas en estos procesos de transformación digital, asesorando, desarrollando y creando proyectos de diseño digital adaptados a las necesidades de diferentes clientes y estando a la vanguardia de las tendencias. Puedes conocer más sobre nuestros trabajos en el siguiente Reel:

Manuel Pérez Valero

Digital & UX Designer

 

 

Manuel Pérez Valero

Digital & UX Designer

 

 

 

      

      

Share This