Los datos, el petróleo del siglo XXI

El pasado miércoles 29 de mayo, tuve el placer de asistir a Hoy Es Marketing 2019, uno de los eventos más importantes del mundo empresarial, el marketing, la comunicación y la economía digital española que tuvo lugar en el recinto ferial de IFEMA. En este encuentro, se abordaron materias como el lenguaje del futuro de la programación, la personalización en las grandes empresas y el valor de los datos en este inminente cambio tecnológico.

Por azares de la vida, llegué en el momento más “feliz”, y digo por azares, porque llegué a las 16h, cuando la intervención del joven programador, Antonio, tendría que dar comienzo. Sin embargo, cuál fue mi sorpresa cuando la charla la estaba dando Margarita Álvarez, con su presentación Deconstruyendo la Felicidad: ¿Qué es y dónde se puede encontrar?, que estaba programada para ser a las 14:00 y yo estaba convencida de que me perdería aquello que tanto me llamaba la atención. Pero cuando entré en aquel pabellón, que parecía un ring de boxeo, con el escenario en forma de cuadrilátero y una mujer sobre él hablando de la felicidad y la cantidad de estudios falsos que sobre ella hablan, sentí que estaba el lugar y momento adecuados, de ahí que llegase en el momento más “feliz”. Qué sorpresas nos da la vida a veces.

El reto de definir la felicidad

Álvarez comenzó su discurso con una declaración demoledora: “No todos los estudios que nos dicen cómo ser felices son reales, y casi ninguno es fiable”. Para después llegar a explicar por qué tampoco es sencillo llegar a definir la felicidad.

En su amplia trayectoria ha recorrido países como Bután, contaba, donde para sus habitantes la felicidad era una cosa; ha entrevistado a personas influyentes de todas partes del mundo y, para cada una de ellas, la felicidad es algo completamente distinto. Por lo que poco a poco nos va mostrando estudios y casos, vamos a decir, ‘poco fiables’, ya que el concepto es complemente subjetivo. Pero hay un indicador común, las relaciones interpersonales, que es clave para este concepto, ya que como seres sociales que somos, necesitamos que esas relaciones interpersonales sean satisfactorias para poder alcanzar ese estado de felicidad.

Así lo determina un estudio de Harvard que, durante 70 años estudiando la vida de 700 personas diferentes, finalmente llegaron a la conclusión de que los mayores índices de felicidad eran mostrados por aquellos que habían tenido unas relaciones más profundas, maduras y de mayor calidad a lo largo de esos 70 años de vida.

datos-petroleo-siglo-21-interior

Uno de los grandes expertos que entrevistó Margarita, Simon Sinek, y al que sigo desde hace tiempo por sus discursos inspiradores y atrayentes, dice que lo que nos diferencia de los niños y de ese estado de felicidad es precisamente esa capacidad de asombrarnos y sorprendernos con los detalles cotidianos de la vida. Es cierto que hoy en día son cuantiosos los artículos que te hablan de “la mejor puesta de sol del mundo”, pero también es cierto que todos los días el sol sale y se oculta, y que ese momento puede ser único en cualquier parte del mundo.

Finalmente, después de este largo recorrido por los distintos recovecos de la Felicidad, Álvarez nos dice: hay que saber, como marketinianos, lo que es la felicidad, pero como personas hay que conocerla y vivirla. Si no disfrutas con lo que haces es que no estás haciendo buen marketing. Disfrutar y hacer disfrutar es el secreto para que las cosas salgan bien.

La programación es el lenguaje del futuro

Tras esta gran ponencia, pasamos a escuchar la maravillosa presentación de Antonio G. Vicente, Tranquilos, el futuro va a estar en buenas manos, en la que, a pesar de su corta edad, 11 años, nos dejó a todos atónitos con su soltura y su desparpajo.

Antonio nos cuenta cómo empezó todo, cuando tan solo tenía 6 años y sus padres le llevaron al Schratch Day para aprender a empezar a programar. Se dio cuenta de que le encantaba y desde entonces forma parte del Club de Jóvenes Programadores de la Universidad de Valladolid.

A su corta edad ya ha programado más de 100 videojuegos, pero él nos muestra orgulloso su primera App, a la que más cariño tiene, no por ser la primera, sino por ser de su pueblo, Villanubla. Antonio nos muestra en un vídeo cómo desarrolló esta aplicación y su funcionamiento, que consiste en fotografiar los monumentos y descubrir las historias que esconden. De esta forma, además de aprender a programar, enseña a los demás.

Antonio defiende la importancia de saber programar y aprender el lenguaje del futuro, es lo que él llama “el virus bueno”. Según el benjamín programador, todos los adultos que afirman que los robots van a tomar posesión de la tierra y que los humanos vamos a desaparecer “han visto demasiadas películas”.

«La IA está para hacer más fácil la vida de los humanos, y siempre habrá una cabeza y corazón humano que los dirija». Y con esta frase que nos dejó con una gran sonrisa en la boca, no nos queda la menor duda de que el futuro, con personas como Antonio, estará en buenas manos.

«La Inteligencia Artificial está para hacer más fácil la vida de los humanos y siempre habrá una cabeza y corazón humanos que la dirija.»

Inmediatez y personalización, claves de los grandes negocios

Después de este pequeño gran genio, al que me he alegrado tanto de ver y escuchar, dan paso al último debate de la jornada: ¿Cómo están cambiando los negocios con la revolución tecnológica? Cinco mujeres lideran este debate: Susana Voces, VP de Restaurants de Deliveroo; Helena Herrero, presidenta de HP España y Portugal; Elena Alvárez, head of Marketing Solutions of Facebook; María Gómez, CEO de Womenalia; y Ana Bujaldón, presidenta de FEDEPE.

Cada una de ellas tiene una amplia y formada visión de cómo funcionan los negocios hoy en día y hacia dónde se dirigen las grandes empresas. La inmediatez y la personalización son los aspectos que priman; conocer a las personas que hay detrás de cada pantalla es el objetivo principal para poder ofrecerles lo que realmente quieren y necesitan. Susana Voces destaca el sector de la comida que asegura “va a cambiar completamente”.

La importancia de los líderes que dirigen estas grandes compañías fue uno de los puntos clave del debate. Los líderes son cada vez más inquietos y dinámicos y necesitan interactuar constantemente. Ya no basta con acudir a la oficina para realizar esos informes mensuales que el cliente te ha pedido. Ahora se necesita interacción con la audiencia para saber qué quiere y cómo. “Es importante que las empresas abran fronteras a la formación en capacidades ligadas a la economía y a la sociedad digital”, afirmaba Elena Álvarez, que tal como ella misma puntualizó, pertenece a la primera gran compañía internacional dirigida por un millenial.

“Un buen líder debe de inspirar y conseguir que sus empleados sientan que pertenecen a algo importante”, destacó por su parte Helena Herrera. Los empleados deben ser polifacéticos, con perfiles multidisciplinares. Ya no hay puestos dedicados a una tarea concreta, si no que se tiende a realizar varias tareas con un mismo fin: el de acercarnos al aprendizaje continuo y amoldarnos a nuevos retos de forma constante. La diversidad y la rápida adaptación son claves para afrontar estos cambios. Herrera hablaba de la importancia que tienen la capacidad crítica, la empatía, la resiliencia, la proactividad y, fundamental, la ética en los empleados de hoy en día.

Los datos, el petróleo del siglo XXI

Por otro lado, María Gómez explica las 5 uves (V´s) para dar su visión sobre la importancia de este gran cambio tecnológico, que son: Volumen; Velocidad; Variedad; Veracidad y Valor de los datos. En definitiva, los datos son lo que denominan “el petróleo del siglo XXI”. “Las compañías para formar a los empleados, junto a la tecnología, debemos de preguntarnos: ¿qué mundo queremos construir?”. María nos invita a reflexionar con esta pregunta.

Lo que está claro es que la tecnología va a contribuir a que tengamos empresas más competitivas y rentables; nos va a evitar realizar tareas rutinarias y mecánicas y “los profesionales tenemos que estar preparados, hay que reinventarse y confiar en que nos va a ayudar a combatir las desigualdades sociales y de género, sin prejuicios ni prototipos”, sentenció Ana Bujaldón.

Desde Genetsis Group, contribuimos a llevar la revolución tecnológica a las empresas, ayudándolas en los procesos de transformación digital y generando soluciones inteligentes centradas en el usuario. Nuestros servicios se centran en el desarrollo de experiencias digitales que aporten valor a los usuarios y proporcionen rentabilidad a los clientes. Todo desde un enfoque holístico y en un entorno omnicanal.

Raquel Vaquero

Project Executive

 

 

Raquel Vaquero

Project Executive

 

 

 

      

      

Share This